BORJA VILASECA FUE AUTÉNTICO

¿Está la autenticidad reñida con el ensayo y la buena técnica oratoria?

En mi opinión no.

Recientemente tuve el honor de presentar el congreso Despertar Emociones en Madrid con Anne Igartiburu, ‌Borja Vilaseca y ‌Albert Espinosa como ponentes principales.

La charla de Borja me impresionó por su autenticidad y su claridad mental.

Empezó admitiendo que no estaba pasando por un buen momento, que atravesaba una etapa dolorosa…no especificó más, pero mientras lo decía estaba asociado al cuerpo, es decir, LO ESTABA SINTIENDO.

Por eso su lenguaje corporal era absolutamente congruente con su dolor: se movía poco y estaba un poco cerrado en su torso.

También su voz resonaba con amargura.

Era consciente de que se esperaba de él que nos animara y hasta que nos hiciera reír porque es a eso a lo que nos tiene acostumbrados, pero fue congruente con su estado y se mantuvo conectado con lo que sentía.

Enlazó su estado con el tema del congreso: confiar en uno mismo y en los demás y le dio la vuelta: “Os hablaré de porqué cuesta tanto confiar en la vida, del miedo, sobre todo, del miedo a la soledad”

Fue una charla brillante llena de reflexiones muy interesantes como la diferencia entre conocer y saber: “es muy fácil decir sal de tu zona de confort, pero entrar en ese vacío de verdad es muy…fastidiado” (él utilizó otra palabra con la que yo no me sentiría cómoda en este formato 😉 ), habló también de cómo nos afecta la forma en que hemos sido criados, con una visión fresca: “Nuestros padres no hicieron terapia, así que heredamos, no solo el color de sus ojos, también sus psique, sus movidas y para detener esa cadena inconsciente hay que hacer el viajazo de la soledad”

No perdí la atención ni un minuto durante su charla.

Desde el punto de vista de la técnica de la oratoria: ¿fue tan brillante?
No, desde mi punto de vista:

  1. Decidió hacer la charla sentado, con lo cual perdió parte de su expresión corporal
  2. Decidió tener un micro en la mano, con lo que perdió a una de sus ilustradoras (las manos)
  3. Su torso estaba más bien cerrado ,con lo que señalaba cierta falta de apertura hacia nosotros
  4. Prácticamente no interaccionó con la audiencia

Pero su mensaje fue VERDAD y conectó con las 800 personas que le escuchaban, de lo que saco la siguiente conclusión:

En comunicación primero va la autenticidad (que requiere presencia y estar asociado al cuerpo) y luego va la buena técnica oratoria.

Enhorabuena @‌Borja Vilaseca por tu excelente charla

Compartir