Querido lider: ¿en qué consiste tu trabajo?

A menudo confundimos nuestro trabajo con nuestro rol y nos enrocamos en ese rol: «debo conseguir mis objetivos». Se nos olvida que, a veces, para cumplir con nuestro trabajo tenemos que salirnos de ese rol incluso sacrificando nuestros objetivos locales o cambiando de prioridades. Como un portero que en los últimos minutos de partido sube a marcar un gol, tenemos que ser capaces de ayudar a nuestra organización a ganar, a cumplir su misión de forma efectiva y ética. Ese SI es nuestro trabajo, aunque requiera salirnos a veces del rol y subir a marcar a la portería contraria.

El problema es que, ayudando a tu empresa a ganar a veces no solo no te premian sino que ¡te castigan!. Este tipo de cultura favorece que cada parte de la organización termine persiguiendo sus objetivos locales o a corto plazo incluso a costa del objetivo global o de sus valores.

¿Cuál es el antídoto de este veneno? El uso del SENTIDO (el mejor incentivo no material). La buena noticia es que es posible, la mala es que el tipo de liderazgo que puede hacer que las personas se involucren en un trabajo con sentido es difícil: requiere la evolución personal de sus líderes.

Sigue leyendo las siguientes entradas porque empezamos el viaje maravilloso viaje de la evolución personal.

🎥 Aprovecho para decirte: ¡SUSCRÍBETE a mi CANAL DE YOUTUBE!

¡Hasta la semana que viene!
Compartir