Ya lo decían los griegos…

Ya lo decía Aristóteles hace 25 siglos en su obra La Retórica: «la persuasión es un arte, pero un arte que requiere dominar muchas técnicas»
Para convencer a alguien de algo debemos aportar evidencias. Pero, fuera del mundo científico nos movemos más en probabilidades que en verdades absolutas.
Presuponiendo una buena intención, por supuesto ¿cómo puedes hacer más probable que crean en tus palabras? Aplicando La Retórica con ejemplos o afirmaciones de tres tipos:

  • Logos, que apelan a la razón
  • Ethos, que apelan a la credibilidad y congruencia
  • Pathos, que apelan a la emoción

Mi consejo es que utilices todo tipo de afirmaciones en tus argumentos. No des por supuesto que tu audiencia preferirá solo un tipo de ejemplos porque lo realmente potente es la combinación de los tres tipos de evidencias.

🎥 Aprovecho para decirte: ¡SUSCRÍBETE a mi CANAL DE YOUTUBE!

¡Hasta la semana que viene!
Compartir